miércoles, 1 de noviembre de 2006

Personajes

Lucrecia Borgia, Morrie, Aliena, Jack, Mireille, Susie Salmon, Humbert, Lolita, Juana, Samantha, Sayuri, Ottavia, Daniel, Galcerán de Born, Buttercup, Wesley, Ayla, Sam, el Principito, Diego Alatriste, Iñigo Balboa... he entrado en sus vidas, en las de todos ellos, y cuando pasaba la última página del libro en cuestión, algo dentro de mi se moría, aunque no podía evitar que llegara ese final pues el ansía de saber que ocurría me carcomía por dentro.... ayer otro personaje de estos que me llena el alma y que al "enseñarme su vida" siento que algo termina uniendome de algún extraño modo a él se sumo a esta lista: Leola (o "mi pequeña Leo" como la llama Dhuoda) algo dentro de mí no quería que terminara, pero la otra mitad no podía frenar esa necesidad, ese ansía por saber... que bella y que hermosa es la literatura, y que grandes y bonitos son algunos libros... me encataría tener todo el tiempo del mundo para poder leer y leer libros como el que ayer terminé "Historia del rey transparente" que manera tan grande de disfrutar... ahora me siento vacía, me falta algo, no sé muy bien que hacer, ¿qué leo? tengo miedo de comenzar de nuevo, porque, con todos los libros que llevan la lista con la que comienzo este post, me pasa lo mismo, me dejan una sensación tan maravillosa en el cuerpo, que comenzar uno nuevo es tener el temor de que no será capaz de hacerme sentir como el anterior... aunque sé que seguiré encontrando grandes obras maravillosas que me arrastrarán a sus mundos y que harán que se me escapen las lágrimas ante la sola idea de que llegan a su fin... Ahora miraré la estantería, buscaré alguno que intente llenar ese hueco que ayer dejó Leola y Nyneve, León y compañía; aunque ahora ellos están a otra escala, están en ese lugar donde guardo con cariño mimo y esmero todas esas historias, todos esos libros que me han llenado hasta ese punto, esos libros que al verlos por cualquier librería, tengo la irrefrenable necesidad de ir a mirar de nuevo, a acariciarlos y sonreír porque sé que caerán en las manos de alguien que disfrutará tanto de lo que hay en ellos como yo lo hice.... o eso espero. Buscad si podeís sus historias, aunque estoy convencida de que muchas ya las habeís leído....

besitos

Pau, releyendo las últimas páginas de "La historia del rey transparente"

3 comentarios:

Javier dijo...

Creo que no me equivoco en decir, que éste es tu mejor post. Has contado de forma impecable el dolor/placer que todos sentimos al terminar un gran libro. :)

El libro que más pena me ha dado terminar (con permiso de "El Camino"), está en tu lista, y creo que ya sabes cual es. ;)

Raisah dijo...

Jo,a mí me pasa lo mismo...

y la mayoría de veces intento pensar o inventarme nuevos finales xDD para que no pueda acabar nunca

Y para estas situaciones prefiero las sagas largas, como Canción de Hielo y Fuego.

Que ahora estoy leyendo Harry Potter pero no es lo mismo xD

eithel dijo...

¡Qué bien lo has explicado! Si es que los númenóreanos valéis un montón ;)

A ver cuándo saco un ratillo para escribirte en condiciones. ¿Sigue en pie lo de tu viaje a Acebeda? Dime que síííí!!!! Que si no, me voy a llevar un disgusto :(